sábado, 15 de septiembre de 2012

Posicionamiento de CILUS sobre el rescate a los bancos


Liquidar una entidad no viable sale a coste cero para el Estado. En la liquidación de un banco pierden dinero sólo aquellos que han asumido riesgo, y no se penalizaría a todo el conjunto de los españoles. Los bancos españoles se han endeudado fuertemente para conceder créditos; deuda contraída ante inversores que han arriesgado su capital con miras a un interés potencial y conscientes del riesgo. Desde un principio eran conscientes de que asumían el riesgo real de pérdida de su inversión. Además, ninguna entidad en España pondría en riesgo el conjunto del sistema financiero por su liquidación. De hecho, también la Comisión Europea se ha manifestado a favor de la liquidación de entidades bancarias deficitarias para sanear el sistema financiero español. En ningún caso es obligatorio inyectar dinero público para supuestamente “salvar” a la economía española. Es más, las inyecciones de dinero público en la banca han conllevado restricciones en los derechos básicos de los españoles. 

Las actuaciones del Gobierno son insuficientes, limitadas e inútiles. La obligación de provisionar activos, el banco malo y las auditorías encargadas recientemente no son más que medidas, que permiten maquillar la realidad para evitar la asunción de responsabilidad por los políticos, CNMV, sindicatos y administración de bancos por su pésima gestión. Se han dedicado a taparse las vergüenzas unos a otros sin presentar claramente la realidad, apartar a los malos gestores y ofrecer soluciones reales. 

Proponemos obligar a los bancos que valoren sus activos tóxicos a precio real de mercado. Esto llevaría a los bancos a desprenderse de estos activos, lo que implicaría que se regularía el mercado inmobiliario (que llegaría a un nivel de precios real de mercado) y el sistema financiero al tener las entidades financieras liquidez para volver a tener crédito. Todo lo que no sea actuar en este sentido, es alargar inútilmente la crisis del sector financiero Español.

No hay comentarios:

Publicar un comentario